13 noviembre 2006

Combatir el sida rápido-rápido con Manto y Jacob



En un mundo en el que todo el mundo tiene prisas para todo, cada día surgen nuevos productos para acelerar aun más los procesos.
Al principio fue la comida rápida, desde las hamburguesas a las pizzas, pasando incluso por comida de alto diseño en formato express. Para ahorrarte el desplazamiento, pronto se ofreció la entrega a domicilio, y viendo esta oportunidad, se implantaron negocios de cualquier tipo con esa peculiaridad. Incluso, a la vez que comprabas algo de comer, podías adquirir, por ejemplo, un dvd, algo de música, un MP 3, o un ordenador portátil. Y no sólo eso, sino que para no perder el tiempo llamando, puedes incluso pedirlo on-line, viendo fotos del producto, o imágenes por cam, en vivo y en directo, eligiendo específicamente que libro quieres (por si tiene las tapas arrugadas o rotas), o que alitas de pollo o lenguado. Mas aún, puedes olerlo, si tienes la tecnología adecuada instalada en tu casa. (Para la comida puede no ser muy gratificante, pero imaginad una colonia, o un viaje a una ciudad costera que puedas oler la brisa marina)
Viendo la necesidad de ahorrar tiempo, que debe ser el leiv motiv de nuestros días, ha surgido un nuevo producto. Yendo a los standars del marketing, si un nuevo producto surge, es porque hay un gap (hueco) que llenar. Y esto, que queramos ahorrar tiempo en todo y para todo, es muy preocupante, si somos un poco pesimistas.
Se trata de un preservativo de fácil colocación, mucho mas que los que han existido hasta ahora.
Simplemente hay que doblar el paquete por la mitad, rompiendo el troquelado, y deslizarlo.
De momento, aquí en España no esta a la venta...por lo menos de forma convencional. (Se puede comprar on line, pero imagino que tras el transporte, no debe resultar muy rentable)

La parte positiva es que puede ayudar a disminuir todos los problemas derivados de la rotura del preservativo, la carencia de los mismos (si tiene una buena y barata distribución), o una mala educación sexual, como enfermedades o embarazos no deseados.
De hecho, donde se ha empezado a comercializar es en África, seguramente con una intención clara, y un mensaje que lo corrobora visible en los dos anuncios: “la forma más rápida de evitar el SIDA”




Lo único negativo que yo veo es que es una especie de mecanización del acto de hacer el amor o “follar”, sea el caso que sea. No se si me explico…Yo creo que, con todos sus riesgos (que haciéndolo bien, con cuidado, paciencia etc etc, no tiene porque haber ningún problema), la apertura del condón y su aplicación, es un paso mas del acto en si, y viéndolo fríamente, sobre todo desde el punto de vista del anuncio, parece que están empaquetando un pollo al vacío. Me recuerda al típico anuncio de teletienda de la maquina envasadora, con la voz en off de la rubia oxigenada, famosa en los 70 u 80 que dice: “¡Fíjate Mike! Queda herméticamente cerrado. Ahora puedo conservar esta pechuga todo el tiempo que quiera en mi nevera”
Tal vez no sea necesario ahorrar tanto tiempo, o por lo menos dosificarlo de otros asuntos no tan necesarios, y dedicar el máximo a cosas que importan.
Por otro lado, ¿Cómo no adaptarse a las facilidades que el tiempo y los medios nos ofrecen?

1 comentario:

Cos dijo...

Para el nene dejo un comentario en su página:
Bonito anuncio, aunque pienses que quita la magia de uno de los momemtos divertidos del "follar". Para un polvete rápido en un cuarto de baño o un cambiador, la verdad es, que está muy bien.
Un beso, sé feliz